lunes, 24 de octubre de 2011

Por qué los bautistas reformados no bautizan a los niños

Estimado pastor Julio. Un saludo especial, que el Señor le siga guiando a través de toda la obra que desempeña para la extención de la proclamación del evangelio. Hermano Julio quisiera por favor usted me orientara acerca de en que radica la diferencia entre el concepto del bautismo entre presbiterianos y bautistas reformados, puesto que no tengo casi material al respecto y veo que nuestros hermanos presbiterianos están muy seguros con el concepto del paedo bautismo , y quisiera saber como ha librado usted estas diferencias. Agradezco su colaboración.

Saludos fraternales.
El tema que mencionas en este mensaje ha sido uno de los que más discusiones ha generado en la historia de la iglesia cristiana. De manera especial este aspecto de la doctrina ha impedido la completa unión entre presbiterianos y bautistas reformados.
Las dos corrientes teológicas tienen muchos puntos en común, tal vez pudiéramos decir que son los únicos grupos cristianos que comparten prácticamente el mismo cuerpo doctrinal. La confesión de fe que usan los bautistas reformados (confesión de Londres de 1689) es una copia, modificada en ciertos artículos de la eclesiología, de la confesión de fe de Westminster (presbiteriana); de manera que ambas denominaciones han compartido la misma herencia teológica, y han mantenido cierta unidad. Los autores presbiterianos como R. C. Sproul, Luis Berkhof, Charles Hodges, son muy leidos por los bautistas reformados; de la misma manera, autores bautistas reformados como Carlos Spurgeon, Arthur Pink, Jhon Bunyan son leídos por los presbiterianos. A pesar de esta unidad en casi el 99% de la doctrina profesada, persiste una diferencia insalvable, la cual está relacionada con el tema del bautismo.
Los presbiterianos dicen que el bautismo es una continuación en el nuevo pacto del sacramento de la circuncisión del antiguo pacto, y así como los padres judíos tenían la obligación de aplicar el sacramento de la circuncisión en sus hijos a una edad tierna, también los padres creyentes deben aplicar el sacramento del bautismo a sus pequeños hijos, como una señal de que ellos nacieron bajo la bendición del pacto.
Los bautistas, por el contrario, decimos que los niños no pueden ser bautizados, sino solamente los creyentes. Ahora, ¿Porqué los bautistas reformados no hacemos como el resto de reformados en el mundo, respecto al bautismo de niños? Los bautistas reformados, así como los presbiterianos, creemos que hay un solo pacto de gracia, el cual viene desde antes de la fundación del mundo y cobija a todos los períodos de la iglesia desde su inicio en Edén. Este pacto de gracia se ha manifestado a través de diferentes pactos, en especial del Antiguo y el Nuevo Pacto. Entre los dos hay continuidad, pero también hay transición.
El Antiguo Pacto, en su forma externa, incluía a todos los descendendientes de Abraham, a través de Isaac, y Jacob, el padre de Israel. Todos los niños que nacían en Israel eran considerados miembros del pueblo del pacto, por lo tanto debían recibir la señal del mismo, el cual era la circuncisión (realmente la circuncisión solo se aplicaba a los niños varones, en esto vemos una transición muiy significaba en el nuevo pacto, donde el bautismo debe ser aplicado a todos los que nacen de nuevo, tanto mujeres como varones). Esto no garantizaba que todos eran salvos, pues, solo los que eran de la fe eran verdaderos hijos de Abraham. No obstante, siendo la circuncisión una señal externa que identificaba a los miembros del pueblo de Dios (un pueblo nacional con límites geográficos, y relacionado con una etnia, aunque en ocasiones se recibieron extranjeros), entonces se aplicaba sobre todos los varones.
Ahora, cuando pasamos al Nuevo Pacto hay una importante transición. Ahora el pueblo de Dios no estaría limitado a un sitio geográfico, ni a una etnia en particular. La iglesia estaría en todas partes, en medio de este mundo hostíl. El autor de la carta a los Hebreos nos deja ver que las ceremonias del Antiguo Pacto, las cuales estaban revestidas de muchos elementos externos, eran sombras temporales de una realidad espiritual y eterna que vendría con Cristo. Una de esas realidades eternas y espirituales que vinieron con el Mesías, fue que el pueblo de Dios ahora no estaría marcado tanto por una identidad externa (aunque si tiene muchas manifestasciones externas) sino por una nueva realidad interna. El pueblo de Dios estará en medio del mundo y será conocido por Dios mismo, el pueblo tiene un sello espiritual y es de índole espiritual. Siendo que ahora este pueblo está marcado por un distintivo netamente espiritual, entonces a él no se entra sino solamente a través de un nacimiento espiritual. Esto no significa que en el Antiguo Pacto se entraba realmente al pueblo de los salvos por medio del nacimiento físico, pero la señal debía aplicarse sobre todos, salvos y no salvos, lo único que se requería es que naciera de una familia hebrea. Siendo que la iglesia en el Nuevo Testamento no tiene un distintivo nacional con límites geográficos, ni de raza o etnia, y siendo que a ella se entra a través de un nacimiento espiritual, entonces, la señal del pacto debe aplicarse a los que nazcan espiritualmente en la familia de Dios. Si bien es cierto que solo Dios sabe quién nació de nuevo, no obstante hay unas señales externas que pueden indicarnos que una persona nació de nuevo. Es decir, una profesión creíble de fe en Cristo puede ser un indicativo de que dicha persona ha nacido de nuevo, por lo tanto, todo aquel que haga esta profesión de fe y esté dispuesto a obedecer los mandatos del evangelio debe ser bautizado. Esto es lo que practicaba la iglesia apostólica.
De manera que el mismo principio que regía en el Antiguo Pacto sigue en el Nuevo, es decir, todos los niños deben ser bautizados, pero ahora no se trata de niños en su elemento físico, sino de niños en Cristo. Todos los que van naciendo de nuevo son bebés en Cristo, y ellos deben recibir la señal del pacto, es decir, el bautismo.
 Los padres creyentes aunque no pueden bautizar a sus niños porque en ellos aún no podemos ver una profesión de fe creíble en Cristo, tienen la responsabilidad de guiarlos en la fe, de criarlos en la amonestación y disciplina del Señor, de educarlos en los principios de la fe cristiana, enseñarles las Sagradas Escrituras, orar con y por ellos, unirlos a las actividades de la iglesia local e involucrarnos en la misma.
Los padres creyentes confiamos en que el Señor, en su Gracia electiva, haya escogido a nuestros hijos para salvación y por eso los educamos en la fe. En el Nuevo Testamento no encontramos ninguna enseñanza respecto al bautismo de infantes, ni por ejemplo ni por precepto.
Los hermanos presbiterianos suelen usar el silencio de las Escrituras o inferencias llevadas al extremo para concluir que en el Nuevo Testamento si se menciona el bautismo de niños, usando aquellas ocasiones en las cuales en el libro de los Hechos se nos dice que algunas personas se bautizaron junto con sus familias o sus casas. Ellos presuponen que en esas casas debía haber niños pequeños, los cuales, en consecuencia, fueron bautizados. Pero es muy peligroso armar doctrinas basadas en el silencio de la Biblia o en inferencias tan extremas. Toda vez, cuando en el mismo Nuevo Testamento encontramos el principio para saber a quiénes se debía bautizar: “El que creyere y fuere bautizado…” (Mr. 16:16). La secuencia es: primero creer y luego ser bautizado. “Así que, los que recibieron su palabra fueron bautizados…” Hch. 2:41), recibir la palabra significa: creer de corazón en el evangelio, este es el requisito inicial que la iglesia apostólica debía ver en el candidato para luego ser bautizado.

10 comentarios:

iglesiando.com dijo...

Saludos Julio, bendiciones en el Señor. Mi nombre es Felipe. Llegue a vuestro escrito a través de un hno. que lo conecto en mi blog. Es interesante lo que dice sobre el por que los bautistas reformados no bautizan niños, pero los argumentos responden mas a perpetuar la postura de la denominacion, que a hacer justicia a las Escrituras.

Ud. menciona el silencio que tiene la Biblia al respecto, pero yo veo mas silencio en contra de vuestro argumento que en contra del bautismo de los hijos. En el NT aparece inequivocamente el bautizo de tres familias enteras (Lidia, el carcelero de Filipos, y Estefanas) seria obra de mucha casualidad que en esas tres familias enteras no hubieran niños, o que las mujeres de esas tres familias fueran todas esteriles. Demasiada fuerza al texto biblico hermano.

Tambien respecto al silencio le puedo decir que un cambio tan drastico en el Pacto, como es suprimir la señal externa en los niños, ¿no cree ud. que merecia ser documentado claramente en la Biblia? Pero sin embargo, no vemos ningun texto que diga que ya los niños, hijos del Pacto no van a llevar mas la señal externa, lo cual es mas entendible que no se dice porque nada cambio, que decir que se quito, y no se dijo nada.

Ud. hace una explicacion sobre "los niños en Cristo" para asi de cierta manera esquivar el bautizo, pero eso no hace justicia a la doctrina, ya que la cizaña es casi igual al trigo, y tanto ud. como yo sabemos que a la iglesia han venido personas que han dado muestras de conversion (falsamente) y al final eran lobos vestidos de oveja. Hermano Julio, los frutos de la conversion los puede imitar el enemigo, y de hecho los imita, ese es su ministerio. Por lo cual, si ud. es pastor, quizas haya bautizado a gente que hoy son inconversos.

La iglesia es comparada a una red de pescadores, la cual arrastra todo tipo de peces. El bautismo en agua no se le puede negar a nadie que reuna un minimo de evidencias de su conversion, pero eso no garantiza que esa conversion sea un hecho, y que esa persona sea en verdad regenerada.

Los adultos y los niños estan a la par de igualdad en cuanto a la fe: no depende de ellos, sino de Dios.

Lo otro es que ud. dice que hay un orden, y yo tambien soy credobautista....para los adultos, pero ese no es el unico orden que hay pues entonces Jesus se equivoco al decir que para entrar en el REino hay que nacer "DEL AGUA Y DEL ESPIRITU" Juan 3:5.....vea el orden, agua primero, Espiritu despues. Estaba equivocado Jesus?

El bautismo de los niños no es un empecinamiento de los presbiterianos, sino que es seguir lo que Dios dispuso para su Pueblo, que es el mismo desde Israel, y ahora la iglesia.

Asi como en el antiguo Israel no todos eran israelitas (espiritualmente hablando), asi tampoco hoy en la iglesia todos son cristianos, por eso el sacramento del bautismo en agua no esta ligado a la regeneracion. Dios lo dispuso asi intencionalmente.

(...continua en proximo, no da espacio para mas...)

iglesiando.com dijo...

(...continuacion del anterior....)

Le hago algunas preguntas, para que las evalue ud. mismo en este tema, pero le pongo mi respuesta debajo:

1.- ¿cree ud. que Dios en el AT hizo participes del Pacto a los niños de forma inconsciente?

R/ Si, Dios hizo participes a los hijos de forma inconsciente, por eso tambien manda a ponerles a ellos la señal del Pacto de forma inconsciente.

2.- ¿Cree ud. que los hijos de Israel terrenal eran diferente a los hijos nuestros?

R/ no, los hijos de los israelitas eran iguales que los nuestros, estamos bajo el mismo pacto, por tanto, nosotros tenemos lo que ellos. El bautismo en agua es para nosotros, lo que para ellos la circuncisión.

3.- ¿Cree ud. que nuestros hijos participan del Pacto inconscientemente?

R/ Si, nuestros hijos tambien participan del Pacto inconscientemente, por eso debemos bautizarles, porque si ellos son puestos por Dios bajo el Pacto, quienes somos nosotros para no administrarles el signo externo que es lo menos importante?

Hermano, si ud. quiere siga siendo bautista reformado, pero no le diga a la gente que uds. no bautizan niños por la Biblia, porque la Biblia habla mas del bautismo de los hijos que otra cosa. Al decir eso, pone a los hermanos presbiterianos como en entre dicho delante de los demas, que van a decir dos cosas:

- o que uds. los bautistas reformados son los que estan haciendo las cosas correctas en cuanto al bautismo, y los presbiterianos estan mal.

- o que cualquiera de las dos cosas es verdad, y que cada cual haga lo que bien le parezca, porque en fin de cuentas, son dos verdades.

La verdad no es relativa, es una sola, y las dos cosas no son verdad.

Espero no tome a mal mi comentario, sino que es para reflexionar, y darnos cuenta que no hemos sido llamados a defender una denominacion, sino el evangelio, porque no hay dos evangelios.

En el amor de Cristo, vuestro consiervo en el Señor.

Felipe Gonzalez.

FARES PALACIOS dijo...

Saludos desde Caracas - Venezuela. Excelente artículo pastor Julio, muchas gracias y afectos de los hermanos de laIglesia Bautista Reformada de Caracas.

FARES PALACIOS dijo...

Excelente artículo pastor Julio, muchas gracias y saludos de los hermanos de la Iglesia Bautista Reformada de Caracas, Venezuela. Le dejo dos (02) Link´s relacionados con el tema: 1) # 01 "Tratado Breve Del Bautismo y su correcta administración." Argumento Semántico: http://www.bautistareformado.blogspot.com/#!http://bautistareformado.blogspot.com/2013/09/01-tratado-breve-del-bautismo-y-su.html, y 2) # 02 “Tratado Breve Del Bautismo y su correcta administración." Argumento Histórico:http://bautistareformado.blogspot.com/2013/09/01-tratado-breve-del-bautismo-y-su_25.html

FARES PALACIOS dijo...

Excelente artículo pastor Julio, muchas gracias y saludos de los hermanos de la Iglesia Bautista Reformada de Caracas, Venezuela. Le dejo dos (02) Link´s relacionados con el tema: 1) # 01 "Tratado Breve Del Bautismo y su correcta administración." Argumento Semántico: http://www.bautistareformado.blogspot.com/#!http://bautistareformado.blogspot.com/2013/09/01-tratado-breve-del-bautismo-y-su.html, y 2) # 02 “Tratado Breve Del Bautismo y su correcta administración." Argumento Histórico:http://bautistareformado.blogspot.com/2013/09/01-tratado-breve-del-bautismo-y-su_25.html

FARES PALACIOS dijo...

Excelente artículo pastor Julio, muchas gracias y saludos de los hermanos de la Iglesia Bautista Reformada de Caracas, Venezuela.

Anónimo dijo...

El alma que pecare, ésa morirá; el hijo no llevará el pecado del padre, ni el padre llevará el pecado del hijo; la justicia del justo será sobre él, y la impiedad del impío será sobre él. EZ. 18:20

No pertenezco a ninguna denominacion como tal, (bautista, pentescostal, catolica ect.) simplemente soy un servidor de cristo, he leido sus puntos de vista y les queria preguntar primero
¿que creen que pasa con los niños que mueren al nacer? sin ser bautizados? no van al cielo?

segundo ¿que pasa con aquellos niños bautizados que nunca siguieron las enseñanzas de jesus ni obedecieron su palabra? son salvos?

tercero ¿Porque Jesus antes de morir le dijo al ladron que estaba a su lado que este estaria en su reino? no era bautizado..

El bautismo no es algo mas que simbolico, que si se hace siendo un niño sin conciencia o siendo un adulto conciente de nada valdra si este niño o adulto no tiene a cristo en su corazon y obedece la palabra de Dios.

Anónimo dijo...

"¿O no sabéis que todos los que hemos sido bautizados en Cristo Jesús, hemos sido bautizados en su muerte?
Porque somos sepultados juntamente con él para muerte por el bautismo, a fin de que como Cristo resucitó de los muertos por la gloria del Padre, así también nosotros andemos en vida nueva."
Romanos 6:3-4

Cam Sal dijo...

Muchas gracias por este articulo Pastor Julio Cesar, excelente

Eunice Madrigal dijo...

Deseo agregar que el A.T. de ninguna manera excluyó el pacto de la circuncisión a los pueblos extranjeros, presentando escrituralmente que todo extranjero dentro del pueblo fuese sometido, con privilegio de pormedio, al pacto. La historia de la Biblia en realidad no muestra silencios si se le analiza integralmente, porque in ejemplo de su revelación tan basta y suficiente para nosotros es que en el libro de Esther, pueblos enteros se convirtieron al pueblo judío por la SOLA GRACIA Y MISERICORDIA del Señor.

En cuanto a la duda de si es creyente o no creyente verdadero al bautizarse es correspondencia sólo del Señor, ademas a nosotros como pueblo, nos complace tener el gozo y privilegio de ser testigos de esta misma gracias soberana que aún hoy opera.

Mi conclusión como presbiteriana ante este punto encontra, en la doctrina reformada, es que los reformados bautistas simplemente se abstienen de compartir esta gracia y Sacramento, pues administrarla visiblemente, no retarda ni acelera la administración invible que únicamente opera el Espíritu Santo, tal como lo enseña toda la Escritura.